Resumen completo de Libertad Interior por Jacques Philippe

 ha reseñado
4.5
29 Sep, 2019

Escribo estas notas desde un Madrid inspirador. Una biblioteca en un bosque en medio de la urbe. Miles de personas transitan en una ciudad excitante. La vida nos conecta con otras vidas, otras realidades. Algunas dejan huella. Quisiéramos permanecer siempre a su lado. Pero a menudo nuestros impulsos – un corazón enjaulado por el miedo- lo echa todo a perder. Nuestra capacidad de amar queda en cuestión. Poca fe. Corazones vacíos de esperanza. La voluntad flaquea aislándonos, impidiendo el compromiso. Somos títeres de pensamientos intimidadores. De temores esclavizantes.

El gancho

Estos son los pensamientos iniciales que me llevaron a leer este libro. Necesitaba entrenar voluntad, fortalecerla de algún modo, quizás con ejercicio físico de aguante. En el programa «La Vida como Es» de Radio María por José Contreras dicen:

Existe una relación entre la voluntad y la libertad. Voluntad se nutre de sentimiento e inteligencia. A mayor voluntad, más libre soy. Soy libre si acepto un compromiso. A mayor voluntad, mayor compromiso. Soy esclavo si tengo miedo al compromiso, esclavo de mis miedos, inquietudes, del ‘qué dirán’.

Tras leer la introducción del libro ya no tuve dudas: «Apreciada libertad tan ajena a la ansiedad y la depresión. Navegar por el abandono para librarse de nuestras ataduras.»

Inicio en la realidad inmediata

El libro que nos ocupa, trata sobre nuestra realidad interior. Cómo interactúa ante los sufrimientos infringidos por una realidad en ocasiones cruel. Ofrece claves espirituales para dar un sentido al dolor. Así como acciones terapéuticas – dentro de la fe católica – para fortalecer nuestra voluntad. Un corazón consumido por el miedo, el desaliento y la tristeza – necesita ser ensanchado y llenado de caridad.

Este proceso de liberación y sanación empieza por uno mismo (Mt 22, 34-40). Somos esclavos de una sociedad cada vez más culpabilizadora (18%), que impone unos falsos modelos de libertad. Creemos que ser libre tiene que ver con lo exterior. Buscamos un mejor trabajo, horario, casa, coche, viajes… como si todo eso constituyera la base de nuestra felicidad. En un nivel algo más elevado, buscamos llenar el vacío existencial con el desarrollo de una vocación. Pero ¿qué pasa si algo trunca nuestra carrera?

En definitiva, convertimos al entorno en el responsable de todos nuestros males. Entonces huimos de una realidad mediocre y asfixiante, ante la que nos revelamos porque no terminamos de aceptarla. El autor menciona un par de conductas ejemplarizantes. Por un lado Edith Stein, modelo de superación y esperanza en un campo de concentración durante la segunda guerra mundial. Por otro Santa Teresa de Lisieux, un ejemplo de alegría, caridad y amplitud de miras en la cotidianidad de un pequeño convento. (5 y 6%)

22% Sufrimiento aceptado purifica. Acogido con rencor nos pone a la defensiva con estrategias irracionales porque nuestra representación de la realidad es falsa. Si no existiese el dolor, no habría crecimiento personal.

Vivir el presente

En el evangelio de Juan, las primeras palabras de Cristo son: «¿Qué estáis buscando?» (Jn 1:38), tratando de dialogar con nosotros sin imposiciones ideológicas. Quiere caminar con nosotros. Cristo se proclama como un Dios personal:

“Jesus, the Lamb, turns towards these first two disciples and asks: “What are you looking for?” Jn 1:38 These are the first words of Jesus in this gospel. Perhaps they are the first words of Jesus to each one of us. Jesus does not want to impose on us an idea, a doctrine or an ideology. He wants people to follow him and his path of love freely. He calls us to look into our own hearts and to become aware of our fundamental desires. What do we really want for our lives? What are we looking for? Are we prepared to believe in ourselves and to make clear choices? By asking this question, Jesus enters into a relationship, a dialogue, with these two men. Little by little, he will draw them deeper into the mystery and show them how to live their lives. He will do this with us, too. It all begins with a personal relationship with Jesus.”

Jean Vanier, Drawn into the Mystery of Jesus through the Gospel of John.

A través de este diálogo, se trata de vivir el «aquí y ahora». El ámbito donde está Dios. No está en el pasado ni en el futuro. No se trata de un mantra budista ni materialista. Tiene un profundo significado teológico. Todo empieza con la aceptación de la realidad, por muy dura que parezca. Confiando en que forma parte de los planes de Dios y Él sacará un bien de de ello. Porque confiar en alguien es empezar a amarle. Este modo de vivir la realidad es un diálogo permanente con Cristo.

26% Debemos purificarnos de la necesidad de comprender todo al instante. Indica nuestra falta de abandono (lo que hago lo entenderás después) Renunciar a comprender y centrarse en oración humilde y confiada. Inseguridad que nos protege y hace humildes. Él quiere que decidamos por nosotros mismos. Y cuando no hay respuestas para el futuro, la mejor forma de recibirlas es vivir plenamente el presente.

Un pensamiento brutal que he aprendido de este libro es el siguiente: amar es decidir elegir amar, es «querer querer», sin preocupaciones de resultados o cálculos futuros. Amar es un compromiso. No hace falta asegurar resultados. No es necesario ser perfeccionista. Basta con querer luchar por el compromiso sin importar si alcanzaremos resultados. De otro modo, se queda en emoción y superficialidad y no lo que esencialmente es, algo que compromete nuestra libertad. 62%

El poder de la mirada interior

El mal no viene de fuera, sino de cómo lo procesamos interiormente. Ante situaciones descontroladas, tenemos el enorme poder de dar un sentido a las cosas o presentarlas como ofrenda. Jesucristo dio el mejor ejemplo de esto durante su Crucifixión. Entrenarnos en la aceptación serena de la realidad, para que Dios entre en mi vida. Saber elegir lo que no nos gusta o situaciones que no controlamos (12%) Recibirlas con fe y esperanza. No es suficiente la resignación sin esperanza.

Albergar deseos de cambio sin aceptar mediocridad. Pero si no podemos cambiar realidad, sí podemos darle un sentido. Algo ocurre en el plano invisible cuando perdemos control acontecimientos y lo aceptamos confiadamente. Cualquier acontecimiento lo podemos convertir en abandono u ofrecimiento. Dios convierte todo mal en bien. Eliminamos lo superficial.

Poner pasado en manos de Dios y futuro en la Providencia. Vivir presente ensancha corazón y permite recomenzar. Hacer tareas de una en una. Aceptación implica esperanza en que Dios me ama y sacará un bien de mi situación. Necesaria confianza. Porque confiar en alguien es ya amarle. Empezar por amarnos a nosotros mismos. En la medida de nuestro abandono, Dios actuará. (13 – 14%)

Es en nuestros corazones donde nos angustiamos, dentro está la causa y solución a nuestros problemas. «Nada exterior que entre en el hombre, puede contaminarle» (Mc 7, 14-23) Quien no sabe amar todo le agobiará y está causado por falta de fe y esperanza. Si amas, no te sentirás encerrado en ningún sitio (8%)

19% Tenemos creencias limitadoras, representaciones imaginarias de los acontecimientos, que no se corresponden con la realidad, y nos bloquean y angustian. 20% Nuestra aversión al prójimo se debe a la no aceptación de nosotros mismos y nuestros conflictos interiores. 21% Fe basada en: Dios nos ama como Padre, bondad, conciencia, Evangelio (que suceda como has creído)

40% El mal no se haya fuera, sino en nosotros: mal exterior sólo daña si reacciono con miedo, inquietud, desaliento, tristeza; tirando toalla y desasosegándome con soluciones precipitadas que no arreglan nada; juzgando, con rencores y amargura, sin perdonar. El mal no viene de cosas externas; sino del modo en que reacciona nuestro interior, si dejamos que penetre en el corazón. El mal que me hacen otros no procede de ellos, sino de mí. Penetra en corazón vacío de fe, esperanza y caridad.

72% Lucha del cristiano es mantener —gracias la fe— una mirada de esperanza hacia cualquier circunstancia, reaccionar ante cualquier situación amando. Por contra, si esperanza disminuye, automáticamente el amor se enfría y nos replegamos en medio de estrategias temerosas y egoístas.

La pobreza y la fe desarrollan la esperanza

63% Conocer efusiones del Espíritu Santo que fortalecen o empobrecen. Similar al Rosario, que representa la vida del hombre. Efusiones gozosas revelan vocación. Dolorosas son puertas estrechas. El que ve su pecado es mayor que el que resucita muertos. Purifican y hacen cambio. Gallocanta mirada de Pedro a Jesucristo. La esperanza necesita esta pobreza para desarrollarse. Si sólo contamos con nuestras fuerzas, no somos conscientes de nuestra debilidad y no tenemos esperanza porque no dependemos de Dios.

71% La esperanza necesita una verdad en la que apoyarse: «Él me amó y se entregó por mí.» La fe es la madre de la esperanza y la caridad, así como de la confianza y la certeza. Es la curación del pecado. La fe alcanza lo que parecía sin esperanza. Dios no da por méritos, da según nuestra esperanza y la esperanza sólo nace de la pobreza. La pobreza en el espíritu es la clave de todo verdadero crecimiento en el amor.

Nuestra fe debería basarse en la toma de conciencia de nuestra bondad, de que Dios es padre, en la oración. Tenemos que saber que no hemos elegido las cosas importantes de la vida y que ya las hemos aceptado. (9%)

Remodelando nuestras imágenes

«Voluntad fuerte, necesita el deseo, que no puede ser poderoso si no se percibe como posible y accesible; porque, si inaccesible, dejamos de desearlo y quererlo con fuerza. No se puede querer nada si tenemos la sensación de que «no llegaremos». Si voluntad desfallece, para recuperarla se necesita labor de «remodelación» de nuestras representaciones que permita percibir de nuevo lo que queremos como accesible y deseable.»

78% Trampas de la carne y la ley. «No nos podemos curar de una pasión más que con otra pasión. Un amor desviado con otro mayor. Buscar ascesis o terapia que distinga detrás de esas conductas erróneas cuáles son las necesidades que —de modo más o menos inconsciente— buscamos colmar. Cualquier esfuerzo que se contente con enfrentarse a una conducta negativa sin darse cuenta de que detrás de ella, existe alguna esperanza o necesidad positiva que se ha de reconocer, jamás conseguirá su objetivo.» Trampas ley dan orgullo (me creo mejor que otros) o desesperanza (culpabilidad)

Terapias para el fortalecimiento de la voluntad

  • Técnica de relajación: apoyarnos como niños en Dios padre, Dios es nuestro pastor (Salmo 23)
  • Cuesta aceptar el mal de seres libres. Ver la imagen de Dios en él distinguiendo pecado de pecador. Perdonarle porque algo en él puede cambiar. Desear su bien porque además sus caráctereres distintos nos ayudan a crecer. Sólo Dios puede juzgar (31%)
  • Conversaciones con palabras optimistas. Si hablamos con quejas damos más consistencia al mal de la que realmente tiene. Alimentar optimismo de la caridad que moviliza energías hacia el bien. Personas que hablan críticamente tienen vacío espiritual. Como el marxismo, fabrican enemigos para justificarse. Mt 15:11 lo que sale de la boca contamina al hombre (41%)
  • Concentrarse en proyectos de futuro. Ojo con proyectar al futuro cosas buenas. Legítima esperanza pero reencuentros pueden ser decepcionantes. Viviendo presente aunque se haya complicado. Id tarea a tarea.
  • Disponibilidad para con el otro.
  • Cultivando espacios de paz y ampliándolos (53%)
  • Terapia contra desaliento. Descubrir raíz del desaliento y dar mirada esperanzadora a ese aspecto concreto de su vida. Papel purificador de la esperanza. El corazón impuro duda. Bienaventurados limpios de corazón, los que tienen esperanza. Esperanza renueva y ensancha corazón (69%)
  • Si voluntad desfallece, para recuperarla se necesita labor de «remodelación» de nuestras representaciones que permita percibir de nuevo lo que queremos como accesible y deseable.
  • Buscar ascesis o terapia que distinga detrás de esas conductas erróneas cuáles son las necesidades que —de modo más o menos inconsciente— buscamos colmar. Cualquier esfuerzo que se contente con enfrentarse a una conducta negativa sin darse cuenta de que detrás de ella, existe alguna esperanza o necesidad positiva que se ha de reconocer, jamás conseguirá su objetivo.
  • Optimismo: no tener miedo a que nuestra miseria nos anonada; no desesperar, continuar entregándonos a Dios confiadamente, antes o después, se transformará en ardiente caridad. Metáfora del leño y fuego transformador. 66%

El cristiano maduro

89% Pruebas en la vida— «purificaciones» en lenguaje místico— que destruyen lo artificial o «construido» en nuestra personalidad, para que emerja el ser auténtico. Ejemplo tibieza espiritual. Remedio: empobrecimiento y revelación de Dios como Padre. Su idea del esfuerzo y de la asiduidad en obras espirituales se ve modificada; no se consideran ya el precio del amor de Dios, sino una respuesta a Su amor y paternidad.

92% Cristiano maduro: experimenta su nada, sus debilidades no lo inquietan, ni se enfada con los demás porque no siempre correspondan a lo que espera de ellos. Aceptación realista de uno mismo y la fe en Dios, presente en todos los sucesos de nuestra vida

96% 3 facultades espirituales que distingue la teología tradicional: la voluntad (para amar), la inteligencia (conocer) y la memoria (identidad) La fe posibilita el acceso a la verdad, la esperanza ayuda a hallar en Dios la seguridad y la identidad, y la caridad nos hace vivir en comunión de amor con Dios y con el prójimo.

Hay que aprender a valorar a la persona por lo que es, por su dignidad como hijo de Dios, su imagen de Dios, no por su estilo ni por lo que hace. Frente a un fracaso vocación, caer en profunda «crisis existencial»; o de mantener respecto a los demás una actitud de menosprecio cuando nos topemos con sus limitaciones o con su falta de capacidad. Ello malogra relaciones entre personas e impide acceder a esa gratuidad que es propia del amor. Y hay que valorarla independientemente de si hace el bien o si hace el mal. (86%)

86-89% Necesidad de identidad: nacemos con falta de ser que llenamos por compensación construyendo un ego. No tenemos derecho a confundir a alguien con el mal que comete (supondría acorralarla y perder esperanza respecto a ella), ni a identificar a nadie – y menos aún a uno mismo – con el bien que haga.

35% Libertad enturbiada de la misma forma por «no perdonar» o por apegos afectivos, porque nos encadena al otro limitando nuestra autonomía. Apegos producen obsesión que dan un «bloqueo» en la relación que no nos deja ni psicológica ni espiritualmente disponibles para vivir los demás aspectos de nuestra vida. No esperar felicidad ni plenitud de otros porque el amor romántico está amenazado por decepciones; mientras que la caridad no, porque no busca interés. Tras fracaso afectivo mejora la comunicación con Dios.

Pensamientos teológicos

43% Hay una cronología en la vida cristiana. El Cristiano es rey desde el bautismo. Todo le pertenece. Conforme envejecemos menos libertad. Retrasamos compromisos, miedo a vivir. 11%

59% Descubrimiento tiempo interior. Vivir acontecimientos en comunión con Dios desprendiéndonos de cualquier plan o voluntad personal. Experimentar presencia de Dios en la oración.

68% Flujo positivo de la gracia: una verdad, fe en ella, esperanza, voluntad, caridad. Necesita de nuestra voluntad. La caridad es la más importante. Necesita espacio para expandirse, que es la esperanza: si el amor se enfría o deja de crecer, se debe a que nuestros anhelos, miedos, inquietudes y desánimo lo ahogan, mermando la esperanza. El amor se puede bloquear por egoísmo u orgullo pero la mayor parte de las veces es por falta de esperanza.

Frente a dinamismo negativo del pecado: duda, desconfianza y pecado. Implica desobediencia al querer arreglárnoslas por nuestra cuenta. Nace el egoísmo, codicia, envidia, miedo, conflicto, la violencia y todo el cortejo del mal.

77% Paradójicamente, los que proclaman su libertad son los mismos que niegan el libre albedrío universal (porque lleva a Dios) Creer únicamente en tu libertad, te hace esclavo de tus pasiones. No es libertad, es más bien libertinaje: rebeldía contra tu verdadera naturaleza, contra tu realidad.

He aquí un pensamiento milenario del autor. La revelación divina y acción Espíritu Santo son un fermento evolutivo contra psique prehistórica. Implican una remodelación de nuestra psique primitiva. Gratuidad del Reino ante mecanismos de obtención de contraprestaciones (83%)

Conclusión

El autor termina el libro con una cita fabulosa:

Sólo podéis responder a las llamadas de la gracia libremente cuando vuestra propia verdad se hace patente, cuando la aceptáis con humildad y cuando, desde ella, mantenéis un diálogo con Dios, dándoos cuenta de que todo lo que os haya pasado y os vaya a pasar responde a un amoroso y providente proyecto de Aquel que es vuestro Padre.

Diálogo con Jesús by María del Carmen Celayeta


Diagrama de flujo

En este libro he podido comprobar la eficacia de los diagramas de flujo a la hora de esquematizar y resumir libros. El UML (lenguaje unificado de modelado) se usa en la informática para el desarrollo de aplicaciones. Tras probar varias herramientas en Android, DrawExpress Diagram me ha parecido la más cómoda e intuitiva. Su facilidad para crear bocadillos, flechas, textos, colores es brutal. Con ello puedes resumir en libro en una página.

Resumen personal del libro con DrawExpress Diagram.

El libro en Amazon España

La libertad interior (Patmos)
116 Opiniones
La libertad interior (Patmos)
  • Philippe, Jacques (Author)

Libros similares a Libertad Interior por Jacques Philippe

RebajasBestseller No. 1 La Paternidad espiritual del Sacerdote: Un tesoro en vasos de barro (Patmos)
Bestseller No. 2 La confianza en Dios
RebajasBestseller No. 3 La Paz Interior (Patmos)
RebajasBestseller No. 5 La libertad interior (Patmos)
RebajasBestseller No. 6 Tiempo para Dios (Patmos)
RebajasBestseller No. 7 Felicidad Donde No se espera (Patmos)
RebajasBestseller No. 8 En la escuela del Espíritu Santo (Patmos)
RebajasBestseller No. 9 Nueve Dias para Fortalecer La Fe (Nueve días)
RebajasBestseller No. 10 Oracion Camino De Amor, La (Patmos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *