Resumen completo de Paz Interior por Jacques Philippe

 ha reseñado
4.4
26 Jun, 2019

La experiencia de leer un buen libro es reconfortante: aprendemos, cambia la perspectiva de muchas cosas. Pero hay otro caso en el que la experiencia de lectura es aún mejor. Sucede cuando un libro describe nuestra realidad y le da respuestas. He leído este libro tras una separación y era como si describiera exactamente la experiencia. Cada página se sincronizaba con mi estado de ánimo. Estoy seguro de que las recomendaciones del autor pueden servir de bálsamo para otras almas atormentada. Además he podido verificar la íntima unión entre espiritualidad y psicología. Dios a menudo habla a través de terceras personas, lo estaba haciendo a través de esta obra.

La sincronicidad con el libro

Al terminar la relación, busqué refugio en la lectura. En mi mesilla de noche tenía este libro, que ya había empezado a leer con anterioridad. Sumido en una gran tribulación, tomé el libro por donde lo había dejado. El capítulo que tocaba me impactó, era profético, comenzaba describiendo la situación exacta que viví durante la relación:

Se trata de una mujer joven que sufre de una penosa depresión; los temores y angustias que le produce su enfermedad le impiden salir sola por la ciudad. Su madre, desconsolada y llorando, me suplicaba que rezara por su curación. Yo respeto infinitamente el comprensible dolor de esa madre y, por supuesto, hemos rezado por su hija. Sin embargo, lo que me sorprendió fue que, cuando un poco más tarde tuve ocasión de hablar con la joven, me di cuenta de que soportaba su padecimiento con gran paz. Me dijo: «Soy incapaz de rezar, pero lo único que no ceso de decir a Jesús son las palabras del Salmo 23: «El Señor es mi pastor, nada me falta». Me dijo también que veía los frutos positivos de su enfermedad, en especial por parte de su padre, que, muy duro respecto a ella en otras ocasiones, ahora había cambiado de actitud.

Paz Interior. Página 43% edición Kindle.

Quedé impresionado por esta sincronicidad o serendipia: era como si alguien hubiese escuchado mis lamentaciones y comenzase a dar respuestas. Empecé a devorar compulsívamente las páginas del libro. A partir de este momento, mi vida iba a cambiar de forma notable. Muchas claves de mi relación iban a ser desveladas.

Ella y su espiritualidad avanzada

En primer lugar, el libro me ayudó a conocer la espiritualidad avanzada de esta chica. Una fe desprendida, basada en la confianza y abandono en Cristo. Era novedoso para mí, que me fiaba exclusivamente en mis propios medios. Descubrí un excesivo orgullo y amor propio en mi interior. Quería tener todo controlado, era un perfeccionista. Esta dependencia de lo material, crea angustia y frustración. Cuando las cosas no salen como uno desea, todo se vuelve catastrófico.

Me sorprendió la tranquilidad y confianza al abandonar su hogar y venir a mi ciudad por unos meses. A pesar de encontrarme cerca de mi ciudad, estaba fuera de mi zona de control y me sentía inquieto. Ella es muy valiente, tenía puesta su fe en Dios pues, según sus palabras: «cualquier lugar de la tierra es obra de Dios». Sus pensamientos rebosaban fe, optimismo y esperanza.

De alguna manera, con cada falta, ella siempre conservaba la paz, no se turbaba por nada material. Es una de las enseñanzas de Paz Interior. La esencia del combate espiritual está en este pensamiento: no importa tanto la gravedad del pecado, sino levantarse rápido, confiadamente en Cristo y volver a nuestras tareas.

El Señor me dijo: “Hija Mía, que nada te asuste ni te perturbe, mantén una profunda tranquilidad, todo está en Mis manos…”

Palabras de Cristo a Sor Faustina Kowalska

Uno de sus versículos favoritos es 1 Corintios 13, el que describe el amor verdadero. Reconocí la belleza del texto, pero no la puse en práctica durante nuestra convivencia. Era mi primera experiencia fuera de casa, no estaba preparado por mi inmadurez y egoísmo. Pensaba que amar era sencillo, que con el enamoramiento era suficiente. Ambos apostamos por el corazón. El amor pragmático nos cortaba las alitas. Luego he sabido que amar requiere un raciocinio y conocimientos. Amar es un arte, como decía Erich Fromm.

Ella y su neurosis depresiva

Ella sufría esta dolencia. Fue mi primera experiencia con una enfermedad tan seria como la neurosis depresiva. Ella decía con razón: «la depresión y la ansiedad son las dos caras de una misma moneda». Ella no podía salir de casa. Mi primera reacción fue espabilarla de forma nerviosa. Trataba de forzarla a salir, comportarse como una persona sana.

Pedí consejo a médicos. Desaconsejaban seguir con la relación hasta que ella no mejorase. Estaba bloqueado, paralizado. No supe reconocer la importancia de un amor paciente y sosegado. Una persona depresiva necesita un extra de alegría, apoyo y seguridad. Es algo típico de este tipo de enfermedades, el entorno se altera y no entiende al enfermo, piensa que es un vago o inadaptado.

Tal y como menciona Jacques Philippe en este libro, mi compasión hacia su neurosis estaba basada en el temor (). Ella no se sentía protegida y sufría. No sabía cómo sacarla de su estado depresivo. El enemigo me infundía profundos sentimientos de tristeza. Hoy sé que terapias como: los abrazos, la música, baile, cocinar juntos, escapadas en días de calor, ir a la piscina, visitar bosques o los viajes en coche la habrían ayudado. Pero entonces lo desconocía. Todas estas circunstancias me bloqueaban y paralizaban, dificultando la comunicación con ella. Mi capacidad de resolución de problemas estaba anestesiada.

() El miedo al dolor, por el contrario, nos endurece, nos encorseta en actitudes protectoras y defensivas, y a menudo nos conduce a decisiones irracionales de nefastas consecuencias. «Los peores sufrimientos del hombre son los que se temen», dice Etty Hillesum. El sufrimiento malo no es el vivido, sino el «representado», ése que se apodera de la imaginación y nos coloca en situaciones falsas. El problema no está en la realidad, que es esencialmente positiva, incluso en su parte dolorosa, sino en nuestra representación de la realidad.

Libertad Interior by Jacques Philippe, posición 23%

Hasta entonces nunca había sentido interés por los asuntos del alma, de la psicología, del amor, de las relaciones de pareja. Eran cosas de telenovela. Conceptos como: amor paciente, abandono en Dios, protección, seguridad, cariño o confianza eran nuevos para mí. Esta experiencia me ha hecho ver lo importantes que son. El ser consciente de estas cosas te cambia la vida. Nace un nuevo yo, más maduro, consciente y solidario con el sufrimiento del prójimo.

El significado del sufrimiento ha sido reforzado por esta experiencia. Su sentido es recordarnos nuestra dependencia de Dios y salvarnos. Si Dios hubiera querido erradicar el sufrimiento, habría enviado a su Hijo cargado de medicinas o enciclopedias. Pero eso no fue así. Cristo nos enseña que el sufrimiento es fuente de salvación, humildad y misericordia para con el prójimo. Se ve muy bien reflejado en Mt 9:1-8, la curación del paralítico. Cristo prioriza la sanación del alma frente a la sanación física.

Dios no ha venido a suprimir el sufrimiento. Ni siquiera ha venido a explicarlo. Ha venido a llenarlo con su presencia.

Le Heutoir (The Door Knocker) – Paul Claudel

El sentido del sufrimiento…es una vocación. Cristo no explica abstractamente las razones del sufrimiento, sino que ante todo dice: Sígueme, ven, toma parte con tu sufrimiento en esta obra de salvación del mundo, que se realiza a través de mi sufrimiento.

[…] Jesús no libro del sufrimiento a su madre, lo acompañó todo el camino, también llamó a los apóstoles que huyeron, que perdieron el sentido sobrenatural del sufrimiento.

[…] Los sufrimientos están destinados a favorecer el crecimiento del amor y, por esto, a ennoblecer y enriquecer la existencia humana.

«Dios no abandona: el sentido cristiano del sufrimiento» Jesús Martínez García

Achacaba todos nuestros males al entorno o cosas materiales: economía, enfermedades, costumbres culturales, etc. Pero ahora he aprendido que, no son las circunstancias exteriores las que han de cambiar, ha de cambiar nuestro corazón, purificándose de su encierro, de su tristeza, de su falta de esperanza. Hay que buscar siempre un trato correcto y humilde con los demás.

En el pasado, algunas personas me habían advertido de mi posible introversión. Un excesivo amor propio – el orgullo – podía estar bloqueando mi capacidad de expresar sentimientos. Hasta entonces me creía simpático y dicharachero. No era consciente de esta carencia comunicativa. Finalmente esta sospecha quedó descartada.

Ruptura por agotamiento emocional

Yo no era consciente pero durante la relación me sentía bloqueado. Sabía que algo me pasaba pero no sabía qué era. Estaba enamorado pero a la vez necesitaba recuperar mi espacio. Ella lo tomó como un desprecio y me dejó. Tras la separación se me diagnosticó agotamiento emocional. Era la consecuencia de haber salido de mi realidad y exigirme ser fuerte de repente. Se caracteriza por una fatiga crónica, insomnio, irritabilidad, confusión, imposibilidad de seguir adelante y distanciamiento afectivo.

El agotamiento emocional se origina porque hay un desbalance entre lo que damos y lo que recibimos. Quienes son víctimas de este se caracterizan porque entregan todo lo que pueden de sí mismos, bien sea en el trabajo, en el hogar, en la pareja o en cualquier terreno. Estamos sin duda ante una realidad que puede aparecer en cualquier circunstancia y en cualquier tipo de perfil.

La víctima trata de huir del entorno opresivo. Necesita estar a solas para respirar y reencontrarse consigo mismo. Reconectar con lo que es y lo que desea. Es fundamental desarrollar una actitud de comprensión y bondad con uno mismo. De lo contrario, más tarde o más temprano, será imposible seguir adelante.

Psicólogos como Walter Riso hablan de este tipo de bloqueos y parálisis. Son también típicas de situaciones como la que vivimos en nuestra relación, con estrés y enfermedad. La falta de un noviazgo tranquilo propició esta parálisis. El miedo a expresar nuestras debilidades hizo que ella perdiera confianza.

Sobre el deseo y la afectividad

Otro aspecto importante del libro es la moderación de nuestros deseos. Debemos no apegarnos a las cosas o personas para conseguir una verdadera libertad interior. Debemos contentarnos con lo que venga porque es así como lo quiere Dios. Él no pone cruces que no podamos soportar, ve más lejos que nosotros. Debemos tener esta fe y confianza en Dios, abandonándonos en Él y tomándo serenamente los acontecimientos.

Este punto es fundamental. Ante cualquier crisis hay que poner paz. La clave es separar el amor de nuestros afectos, es decir separar nuestro corazón de las cosas materiales. Este es un conocimiento que aprendí de ella y que se explica en este libro. Es realmente práctico porque afecta a la vida diaria. Se trata de poner cualquier problema o crisis a los pies de Cristo crucificado, orar y dejar que Él actúe.

Otro factor determinante fue la aceleración de nuestra relación. No hubo un noviazgo normal. Pasamos del enamoramiento, a los planes de boda ¡en apenas un mes! No hubo un tiempo sosegado para conocernos ni racionalizar nuestra relación. No sometimos nuestra relación al necesario discernimiento del tiempo. Aparecieron todos los problemas de golpe y terminé bloqueado y paralizado. En sus conferencias sobre discernimiento, el Padre Jacques Philippe dice:

  • Comprobar si los impulsos son coherentes con las enseñanzas del Evangelio y la Iglesia.
  • Si son realistas. Es decir, no me sacan de la realidad de mi vida.
  • Someter la relación a la prueba del tiempo:
    • Si viene de Dios, se irá profundizando con el tiempo.
    • Si viene de la psique o es una tentación, no resistirá la prueba del tiempo.
  • Ver si tenemos rectitud de intención.
  • En casos importantes será necesario consultar con personas experimentadas en los caminos del espíritu.
  • Terminaremos obteniendo una paz profunda.

Recomenzando una nueva vida

Tras separarnos, hay que olvidar el pasado, levantarse y poner nuestras tareas en Cristo. Concentrarse en la tarea actual, hacerla sosegadamente sin esperar nada a cambio. Sin dramatizar, comprender la realidad. Aceptar el enorme vacío que ella deja, la terrible soledad provocada por su ausencia. En los momentos difíciles de la vida hay que ejercitar el abandono. Pon tu sufrimiento, ansiedad, agobios y resentimientos en manos de Cristo:

Una y otra vez Jesús me pide que le diga “Ocúpate tú de ello” y que inmediatamente aparte mis pensamientos de lo que me hiere, de los incesantes e inútiles diálogos que elaboro en mi cabeza, del resentimiento. Quiere que no me detenga a pensar en mi dolor, sino que me eleve a otros pensamientos, a cualquier distracción. Solo me pide que me abandone, que repita sin cesar esta frase, y promete que en la medida en que lo deje a cargo de mis problemas, en la misma proporción obrará en mi vida. (Ved libro «Libertad Interior» de Jacques Philippe, posición 4%, capítulo «Libertad ¿reivindicación de autonomía o reconocimiento de dependencia?»)

Una vez más le digo, “Ocúpate de ello” e inmediatamente viene Él y toma lo que tengo y me lleva a posar mi mente en otra cosa, lo que me da descanso un descanso que necesito porque el veneno de lo contrario, se multiplica. Una y otra vez, “Ocúpate tú de ello” y ahí esta Jesús que viene a rescatarme.

Cuando Dios mismo me pide que vacíe mi mente de mi preocupación, se la entregue a Él y que le dé espacio para obrar y hacer milagros en mi vida, ¿cómo puede ser posible que le sugiera cómo obrar y limitarle el espacio que tiene para hacer algo? Si Dios me ha mirado y ha tomado mi corazón, yo quiero ofrecerle todo lo que tengo.

Lorena Moscoso sobre el Padre Dolindo Ruotolo

Hoy me esfuerzo para purificar y sanar mi interior. He guardado los rescoldos de nuestro amor dentro un hermoso cofre. Lo he puesto a los pies de Cristo. En la confianza de que – con la ayuda de Dios – ella quiera algún día reavivar el fuego de nuestro amor.

Agradeceré al Señor Jesús por cada humillación. Rogaré especialmente por la persona que me ha dado la oportunidad de humillarme.

Faustina Kowalska

El libro en Amazon España

La paz interior (Patmos)
192 Opiniones
La paz interior (Patmos)
  • Philippe, Jacques (Author)

Libros similares a Paz Interior por Jacques Philippe

RebajasBestseller No. 1 La Paternidad espiritual del Sacerdote: Un tesoro en vasos de barro (Patmos)
RebajasBestseller No. 2 La libertad interior (Patmos)
RebajasBestseller No. 3 La Paz Interior (Patmos)
RebajasBestseller No. 4 Tiempo para Dios (Patmos)
Bestseller No. 5 La confianza en Dios
RebajasBestseller No. 6 Oracion Camino De Amor, La (Patmos)
RebajasBestseller No. 7 En la escuela del Espíritu Santo (Patmos)
RebajasBestseller No. 8 Felicidad Donde No se espera (Patmos)
RebajasBestseller No. 10 Nueve Dias para Fortalecer La Fe (Nueve días)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *